TÉMPANO DE FUEGO Y UN DESAFÍO SUPERADO

“La convicción de terminar la escultura para la Bienal de Chaco pudo más”

Por primera vez, Santa Cruz estuvo representada en la Bienal del Chaco. Diana Patt, Fernanda Bonil y Marcelo Nitor contaron a La Opinión Austral cómo vivieron la competencia por el Premio Desafío.

Por Web Service


Del 16 al 23 de julio en el predio del Parque Intercultural 2 de Febrero de Resistencia tuvo lugar la Bienal del Chaco. En la competencia por el Premio Desafío, por primera vez hubo representación santacruceña con el equipo Témpano de Fuego del Instituto Provincial Superior en Arte (IPSA).

Desde Río Gallegos viajaron los estudiantes del Profesorado de Artes Visuales Diana Patt, Fernanda Bonil y Marcelo Nitor, que tras acreditarse y realizar un curso de seguridad, el 19 de julio desde el mediodía y hasta las 22:00 trabajaron en una obra en la que representaron el paisaje a partir de las condiciones climáticas, la erosión de la piedra y del hielo. Retomaron el 20 de julio desde las 06:00 hasta el mediodía, momento en que realizaron un descanso hasta las 15:00 para un último tramo de corrido hasta el mediodía del 21 que concluyeron la obra en madera.

En cuanto a las principales dificultades en la realización, Marcelo Nitor comentó a La Opinión Austral: “Hubo varios factores, el clima fue lo más presente por el solazo que había, veníamos del sur donde habíamos salido a la ruta con nieve y allá nos encontramos con 25 grados. Por otro lado, el tronco que nos dieron era de urunday y la madera era súper dura. Los primeros cortes eran bastante grandes y costó muchísimo, más el equipamiento de trabajo obligatorio, el calor y el cansancio. El viaje no nos hizo llegar plenos de descanso, teníamos el sueño cortado, nos teníamos que levantar temprano. Hubo varias variables pero creo que el sol fue lo más obstaculizador”.

“Si bien sabíamos que teníamos que concluir la obra, nos tomábamos un tiempo para tomar mate o sentarnos un ratito y pensar cómo íbamos a seguir. Uno se pone en modo automático y sigue, duelen los brazos, se va cayendo de sueño pero creo que la convicción de terminar la obra pudo más que el sueño y el cansancio”.

El equipo de escultores logró culminar la obra en 48 horas y fue el primero que representó a la provincia. Al respecto, Fernanda valoró la posibilidad de “representar al instituto, nos acompañó todo el cuerpo de docentes que estaba muy contento, también los directivos, la persona nos ayudó en la parte económica. Además pudimos representar al sur y a la Patagonia”.

En tanto que Diana destacó “la experiencia de trasladarnos hasta allá. El desafío era poder culminar la obra, no íbamos con la cabeza puesta en ganar sino en poder realizarla, en trasladar nuestra esencia del sur hasta Chaco. Era la primera vez que Santa Cruz se presentaba, poder dar el primer paso para que después puedan haber otros equipos”.

“Es una experiencia muy fructífera porque uno aprende a resolver inconvenientes a medida que se van presentando durante el trabajo. Fue muy placentero saber que cuando uno encara este tipo de proyectos hay un montón de personas que te van a ayudar y es muy bueno para los estudiantes de arte, consolida al estudiante como artista. Es un desafío que estaría bueno que se siga afrontando en los siguientes años”, manifestó Marcelo.

Témpano de Fuego agradeció a sus familias, profesores y directivos del IPSA, a quienes colaboraron con el sorteo para recaudar fondos, tanto a los artistas que donaron obras como a quienes difundieron y compraron números, a los que colaboraron con donaciones a través de la plataforma Cafecito, a Leonardo Junco y a las profesoras Marcela Pizarro Mackenzie y María Inés Díaz.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias