A LA GORRA

La historia del artista que se gana la vida cantando tango en la calle

Se trata del joven caletense Liber Ferreyra, hijo de artistas y casi licenciado en Actuación. Recorre el centro de Caleta Olivia con un espectacular show de tango a la gorra, con su poderosa voz alegra a los caminantes y, de paso, se gana la vida.

Por Natali Vera


Liber Ferreyra es un joven de 31 años que nació en Caleta Olivia. Hijo de Jorge Ferreyra y María Paredes, reconocidos titiriteros de la ciudad. Quienes, desde muy temprana edad, observaron en su hijo un gran potencial artístico el que, con el tiempo, lo llevó a subirse a muchos escenarios de la Capital Federal, a estudiar Licenciatura en Actuación en la Universidad Nacional de Artes y hoy conmueve como artista callejero entonando los tangos más conocidos.

Tenía unos 7 años cuando Liber comenzó a incursionar en la actuación, en los títeres, en el canto, tocando instrumentos. Con el acompañamiento de sus padres participó de cada presentación cultural en la localidad, además en los actos escolares no pasaba desapercibido.

Al llegar a la adolescencia comenzó a afianzar más la idea de continuar ese camino. Al culminar sus estudios secundarios en el Instituto Marcelo Spínola de Caleta Olivia, viajó a Buenos Aires para seguir sus instrucción universitaria.

Hoy, Liber Ferreyra está a punto de rendir su tesis para ser Licenciado en Actuación. En medio, ocurrió la pandemia y decidió volver a su ciudad natal para estar cerca de los suyos. “Ante la falta de casting y de producciones audiovisuales, tuve que salir a la calle a hacer show a la gorra, hoy vivo de eso y me va muy bien”, contó en una entrevista con La Opinión Zona Norte.

Su proyecto a futuro es seguir con la actuación: "Es lo que practiqué y estudié toda mi vida"

Compartir

“Me pongo un sombrero, un vestuario que combina con mi ropa para no salir de mi tanto y me pongo a cantar y actuar”, contó. “Es una experiencia muy importante, porque el que me ve puede ver una atmósfera extra cotidiana, cultural. En la calle lo reciben muy bien, me felicitan, creo que tengo un muy buen ida y vuelta, creo que es muy productivo para Caleta Olivia”, expresó.

Antes de la pandemia, Liber ya actuaba con grandes elencos en Buenos Aires, pero por la cuarentena obligatoria y el cierre teatral consecuente, se quedó sin trabajo. Ante ese escenario incierto el joven caletense regresó a Santa Cruz y toda su vida dio un giro cuando se enteró que iba a ser papá.

“Conocí una chica, tuve un hijo y me instalé acá, pero el trabajo de actor cuesta un poco más, porque acá no hay lugares donde ir a hacer un casting, hacer una publicidad o actuar en un cortometraje, está muy acotado, entonces es muy difícil porque uno mismo tiene que producirse y no puede dedicarse 100% a la actuación”.

“No me quedó otra que salir a la calle. Hoy me conviene más trabajar así, porque es algo más fijo”, dijo sobre ese momento en que la vida le cambió de un momento a otro.

Con respecto a los proyectos a futuro relata que siempre es actuar, “vivir de la actuación que es lo que practiqué y estudié toda mi vida. Encontrar lugares donde me pueda desarrollar”, apuntó.

Para el músico, actor, pintor, la música nace de una necesidad de expresión propia, al igual que actuar: “Quiero ser actor y creo que el artista busca el que otro tenga un momento estético y un cimbronazo”. “Llevo más de la mitad de mi vida actuando y quiero seguir así”, concluyó Liber

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias