OCHO PROVINCIAS DE SUPERÁVIT A DÉFICIT

Los números económicos de Santa Cruz en un escenario de pandemia

Los ingresos del Gobierno Nacional amortiguaron la caída de la recaudación tributaria provincial y la inversión social para afrontar el Covid-19. De un presupuesto a otro, la provincia pasó de $ 200 millones a favor a $ 700 millones en contra. Las razones.

Por Pablo Manuel


En el 2020, los números económicos de la provincia de Santa Cruz, como ocurrió con el resto de las provincias del país, no fueron los esperados.

Si el factor pandemia no hubiera entrado en juego, hubieran sido muchísimo mejores. De hecho, los dos primeros meses del año pasado mostraron una suba importante en la medición interanual.

 

 Alicia Kirchner, gobernadora de Santa Cruz.
Alicia Kirchner, gobernadora de Santa Cruz.

 

Con la irrupción del Covid, en marzo, la situación cambió radicalmente. En abril, mayo y parte de junio, la recaudación tributaria provincial cayó abruptamente, modificando un escenario que se vaticinaba como de fuerte recuperación respecto de los números del 2019.

Pero Santa Cruz logró amortiguar el golpe de la caída de los recursos propios, con los ingresos que tuvo desde el Gobierno Nacional.

Una muestra de ello es la Coparticipación Federal de Impuestos (CFI). En 2019, la provincia recibió $ 21.600 millones de transferencia por este rubro. Y sumando el total de transferencias de ley, los recursos nacionales superaron los $ 23.700 millones.

El 2020 cerró con giros por CFI por $ 27.200 millones y un total de $ 33 mil millones en recursos de ley. $ 10 mil millones más que el año anterior; lo que traducido a porcentajes significa casi un 40% más que el 2019, superando la inflación anual.

Todo esto sin contar créditos, ATN o partidas especiales como las que llegaron para Covid. Sin embargo, los ingresos emparejaron los recursos perdidos durante el año pasado. La ASIP por ejemplo- planeaba recaudar $ 16,5 mil millones y terminó cosechando $ 12,3 mil millones.

 

Deficitaria

Por su parte, la consultora Aerarium mostró la situación financiera de las provincias en el 2020, luego de, prácticamente, 10 meses que fueron golpeadas por la pandemia de coronavirus.

 

 Alberto Rodríguez Saá, gobernador de San Luis.
Alberto Rodríguez Saá, gobernador de San Luis.

 

El informe demostró que, a pesar de la crisis que ya venía arrastrando dos años de recesión, nueve distritos del país pasaron de una caja con déficit a superávit; cinco distritos pudieron mantener un resultado financiero superavitario; siete mantuvieron su resultado en déficit; mientras que ocho provincias modificaron su resultado, de superávit a déficit.

Entre este último lote de provincias se encuentra Santa Cruz, que pasó de haber proyectado unos $ 200 millones de superávit en el presupuesto para el 2020, a prever $ 700 millones de déficit este año, lo cual lleva a una diferencia de más de $ 900 millones entre un año y otro.

 

 Oscar Herrera Ahuad, gobernador de Misiones.
Oscar Herrera Ahuad, gobernador de Misiones.

 

Como ya mencionamos, la provincia gobernada por Alicia Kirchner no es la única que modificó esta situación de más a menos en el presupuesto. Raúl Jalil en Catamarca, Jorge Capitanich en Chaco, Oscar Herrera Ahuad en Misiones, Gustavo Saénz en Salta, Sergio Uñac en San Juan, Alberto Rodríguez Saá en San Luis, y Gustavo Melella en Tierra del Fuego, también pasaron de una condición a otra.

 

 Jorge Capitanich, gobernador de Chaco.
Jorge Capitanich, gobernador de Chaco.

 

Recaudación e inversión

A la hora de explicar por qué Santa Cruz pasó de una situación superavitaria a una de déficit, vale recordar que luego de muchos años con presupuestos con los números en rojo, la provincia logró cierta estabilidad en los números y pudo presentar un presupuesto para el 2020 con más ingresos que egresos.

 

 Gustavo Melella, gobernador de Tierra del Fuego.
Gustavo Melella, gobernador de Tierra del Fuego.

 

Sin embargo, la situación cambió como ya mencionamos más arriba- a partir del mes de marzo. La recaudación tributaria estuvo por debajo de lo estimado. Y aunque el resultado fiscal no fue tan malo teniendo en cuenta el contexto de pandemia, podría haber sido mucho mejor de no haber existido el coronavirus.

En términos netos, las cifras de recaudación propia fueron superiores a las del 2019, en un 8,13%, pero al tener en cuenta la inflación, hay un retroceso interanual.

 

 

 Raúl Jalil, gobernador de Catamarca.
Raúl Jalil, gobernador de Catamarca.

Pero además- el impacto del Covid obligó al Estado a una fuerte inversión en materia social, fondos que no estaban previstos en el presupuesto elaborado unos meses antes de que se conociera el virus surgido en China.

 

 Gustavo Sáenz, gobernador de Salta.
Gustavo Sáenz, gobernador de Salta.

 

En el mes de diciembre pasado, en una entrevista con La Opinión Austral, la gobernadora Alicia Kirchner dio detalles de la batería de medidas complementarias y articuladas en todos los niveles de Gobierno (Nación, provincia, municipios) con impacto en los niveles, público y privado.

 

El Gobierno de Santa Cruz lleva invertidos más de $ 2.100 millones por el Covid

Compartir

 

“Ante la urgencia de dar una respuesta inmediata y dinámica tan compleja, el Gobierno de Santa Cruz lleva invertido a la fecha más de 2.100 MM de pesos a los que se le suman aproximadamente 1.200 MM de pesos por impacto de medidas indirectas, como ser las disminuciones en las recaudaciones de ASIP, DISTRIGAS, SPSE, etc. por las prohibiciones de cortes de servicio, no cobro de intereses, planes de pago con refinanciaciones de deuda, suspensiones de ejecuciones fiscales”, expresó.

 

Los factores

Analizando los ingresos y egresos, se puede decir que la situación no fue peor debido a que el Gobierno Nacional emitió transferencias a todas las provincias, en el marco de la asistencia financiera especial desplegada por la pandemia, que permitió compensar la caída fuerte que tuvieron los ingresos tributarios, sobre todo en el segundo trimestre.

 

 Sergio Uñac, gobernador de San Juan.
Sergio Uñac, gobernador de San Juan.

 

Los peores meses que registró Santa Cruz en sus ingresos fueron abril y mayo. También había servido de “colchón” el fuerte crecimiento que había existido en el primer trimestre del año. Noviembre y diciembre marcaron un repunte, aunque lógicamente no alcanzaron a cubrir el desbalance del resto del año.

 

 La ASIP había estimado una recaudación de $ 16 mil millones y obtuvo $ 12 mil millones.
La ASIP había estimado una recaudación de $ 16 mil millones y obtuvo $ 12 mil millones.

 

Otro punto de ingreso importante a tener en cuenta del 2020 fueron las regalías petroleras que -tal como informamos semanas atrás- sufrieron el impacto de la crisis hidrocarburífera, que se le sumó a una menor producción en casi todo el país. Entre enero y noviembre del año pasado, en Santa Cruz la caída fue del 36% en relación al mismo período del 2019.

 

 Las regalías petroleras cayeron fuertemente en el 2020.
Las regalías petroleras cayeron fuertemente en el 2020.

 

Entre enero y noviembre del año pasado, en Santa Cruz la caída fue del 36% interanual

 

La suma de factores negativos (menor recaudación propia e inversión para afrontar la pandemia) y los factores positivos (mayor ingreso de recursos desde Nación), prácticamente compensaron los ingresos y, en un presupuesto de 90 mil millones, un déficit de 700 millones no parece tampoco una situación imposible de afrontar.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias