LO QUE DEJÓ LA SEGUNDA FECHA

La fiesta del Turismo Nacional

Río Gallegos y su gente recibieron a la categoría más federal del automovilismo argentino. Sensaciones de lo que dejó un “finde” a pleno en el autódromo “José Muñiz”.

Por La Opinión Austral


*Carlos Zapico

Sin lugar a dudas fue una fiesta, con un marco de público que se ve muy pocas veces, por lo que podemos agregar, sin miedo a errores, que el automovilismo nacional es el deporte que más convoca, donde se aprietan familias enteras detrás de un ruido ensordecedor que le pone la piel de gallina a más de uno.

En ese marco y con los alrededores de la pista colmada en los últimos tres días, el Turismo Nacional cumplió con su segundo compromiso anual, llenando de alegría y de curiosidad a todos los que de una u otra manera concurrieron al “Muñiz” para deleitarse con una carrera de autos.

80 protagonistas de distintos lugares del país se dieron cita en el lugar para mostrar el gran espectáculo del automovilismo deportivo en todo su esplendor, compartiendo durante las tres jornadas los populares chulengos en sus más variadas formas, lo que forma parte indiscutible de la fiesta dominguera del automovilismo.

Sumado a ello, los que pudieron ingresar a la zona caliente (boxes) también tuvieron lo suyo cerca de los autos y los pilotos, quienes se brindaron para el autógrafo, la foto y la firma de todo tipo de prendas, lo que también forma parte del folklore automovilístico.

La presencia de autoridades provinciales, encabezadas por la gobernadora Alicia Kirchner y por el intendente Pablo Grasso, le dio el visto bueno a un esfuerzo mancomunado entre varios para que esto se llevara a cabo. donde el Automóvil Club Río Gallegos, encabezado por su titular Giorgio Michieletto, tampoco estuvo ajeno al gran esfuerzo y lo cumplió con creces.

Pocas veces vimos elJosé Muñiz tan colmado, donde en algunos lugares no había ni lugar para estacionar, y esto le dio mucha vida al paso de la carrera, para alegría de propios y extraños, porque la mayoría de los pilotos dejó en claro su conformidad y satisfacción por correr ante tanto público, manifestado permanentemente su alegría, por lo que todos estuvimos “de primera”.

En lo deportivo

En lo estrictamente deportivo y luego de la apertura del Cabalén hace una veintena de días, el autódromo “José Muñiz” regalaba la posibilidad de afianzarse y de marrar los tiempos y fueron varios los que sacaron provecho de tal situación.

En la clase menor y con algunos desparramos en la puesta en marcha, el comodorense Renzo Blotta aparecía como el líder a vencer, pero las coas irían cambiando a lo largo de las 16 vueltas y así aparecían otros pretendientes que fueron marcando un ritmo acorde con sus pretensiones y algunos otros que en la apertura cordobesa habían brillado, pero en el sur se opacaron bastante, tal el caso de “Nico Posco, ganador en suelo cordobés y que no pudo pasar de sexto lugar en el “duro sur”.

Lo cierto es que el mismísimo Matías Signorelli, que había tenido problemas en la “clasifica” sabatina cuando se le piantó un neumático de su ubicación original, lograba llegar a la punta para no soltarla ni por casualidad, para alegría también de “Gaby Rodríguez y su gente, seguido por Mario Veronesi, muy regular todo el fin de semana, y Ale Torrisi, que sumó excelente, mientras que los “ásperos” del Cabalén brillaron por su ausencia, donde el único que aportó bastante para su peculio fue Renzo Blotta arribando sexto, lo que lo dejó temporalmente en la punta del torneo con 64 porotos, mientras que el exultante ganador de hoy asoma segundo con 60 unidades y el “Nico Posco, ganador en Córdoba, suma 57.

En la clase mayor parecía como que el “Tanito Pernía se iba a comer a los chicos crudos, ganando la serie de la mañana y apuntando para más, e incluso cuando al largar Antonino García se quedó patinando como si hubiera nevado y Leonel tomó la punta con su acostumbrada solvencia, aparecían para sumarse a la discordia Manuel Mallo, Gerónimo Teti y un batallón que daba miedo.

Sin embargo, Pernía comenzó a sufrir el mismo desgaste que tuvo Blotta en la Clase 2, donde se quedó sin caucho para rematar, y entonces lo fueron superando, dejando a Julián Santero dominando como “pancho por su casa”, seguido de un Mallo que lo intentó por un tiempo, pero que luego se tranquilizó detrás, mientras mi amigo Gerónimo Teti venía como los bomberos y como premio lo pasó a Pernía para subir a un podio destacado, seguidos estos de nombres como Iansa, Ursera, Pernía que lidera ahora con 65 pirulines, Andrés Jakos, Chapur, De Benedictis y Joel Gasmann completando la decena de veloces.

Los locales

Mientras recorríamos la calle de boxes escuchamos a una señora muy alterada. Ella, que lucía una camiseta de Boca algo estrecha, dijo: “Más mala suerte no pudimos tener los de acá” y tenía mucha razón.

A pesar de la mala suerte del sábado, cuando el roce con Thiago Martínez lo dejó afuera y hoy lo hizo largar en la posición 36°, Mateo Núñez logró llegar en el puesto 17°, lo que no es poca cosa en una lucha titánica con todo el resto, porque avanzar en la Clase 2 es una batalla.

Thiago Martínez, por su parte, se quedó de a pie con un “cable pelado” que lo dejó sin corriente y “El Iván Alberoni tampoco pudo terminar, por lo que la Clase 2 nos dejó la moral a la altura de los cordones, y luego vendría la Clase 3 con sólo “Seba Gómez, quien, con todo su bagaje de experiencia en la especialidad, por lo menos pudo terminar y durante la semana hablaremos bastante más también de Gerónimo Núñez, que tuvo que largar desde el fondo por rotura de motor en la vuelta previa de la serie. Más mala suerte no hay

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias