Viernes 19 de Mayo de 2017
4624 lectores en línea
Concejo intimó al Municipio
Por falta de pago a proveedores, peligra el funcionamiento del Concejo
Viernes 19 May 2017

Ayer, sobre tablas, el presidente del Concejo Deliberante presentó un proyecto de resolución por el cual requiere al Ejecutivo Municipal que “proceda en forma inmediata a la cancelación de deudas con proveedores y prestatarios de servicios correspondientes a gastos causados para el normal funcionamiento del Honorable Concejo Deliberante”. El mismo fue aprobado por unanimidad de los concejales.

Según pudo conocer La Opinión Austral, la deuda asciende $ 264.177,02 y comprende expedientes de proveedores del año 2016 y lo que va de 2017. “Este año no se ha pagado nada, a nadie”, indicó el titular del Concejo.

Cabe señalar que estos casi 270 mil pesos abarcan todo lo que ha sido el funcionamiento interno del parlamento comunal, a lo que le debe agregar el pago del alquiler del local, que tiene un atraso aproximado de un año, con una deuda que asciende a 1,5 millones de pesos. 

Luego de diversas gestiones “sin éxito”, finalmente se decidió realizar una expresión del cuerpo para que haya respuesta, ya que se llegó “a un punto límite”, toda vez que si no se regulariza la deuda con ciertos proveedores, el Concejo Deliberante podría verse “imposibilitado de sesionar”. Hoy ya se han visto interrumpidos por falta de pago, el servicio de Internet, fotocopiadora, suministro de papelería y útiles, además de materiales de mantenimiento que requiere el parlamento. 


Decisión “arbitraria”

También se refirió al tema el presidente del Bloque del FPV, Eloy Echazú, quien calificó de “muy grave” la situación, toda vez que “pone en juego el funcionamiento del (Poder) Legislativo”. 

“Me vi asombrado en primera instancia por la presentación del proyecto por parte del titular del cuerpo legislativo. Es grave, porque el Concejo Deliberante cuenta con un presupuesto propio”, advirtió Echazú.

En los fundamentos, el expediente indica que de seguir la deuda “nos encontraremos a priori sin poder funcionar en todas y cada una de las áreas que componen este ente, llegando al punto de ni siquiera poder sesionar, lo que sería sin lugar a dudas un atentado a la institucionalidad, provocado por quien tiene la responsabilidad de efectivizar el pago de proveedores que garantice la continuidad de las actividades cotidianas”. 

Adhiriendo a ese precepto, el concejal del FPV indicó que “la falta del pago a los proveedores y prestadores de servicio es un caso gravísimo. En el proyecto se plantean los casos puntuales, como la falta de papel o de Internet e incluso se habla que peligra el normal funcionamiento del cuerpo y, por ende, de las sesiones ordinarias. Esto significa que si el Municipio no paga, imposibilita nuestro funcionamiento”, concluyó.

Viernes 19 May 2017