Domingo 2 de Diciembre de 2012
1697 lectores en línea
www.farmaciaslafranco.com.ar
Demandó cambios a la Nación
El senador Martínez preocupado por “la aguda crisis energética”
Consideró como necesario crear una Agencia Federal de Hidrocarburos y cambiar las políticas hasta el momento adoptadas por el Gobierno Nacional. Pidió no negar las dificultades en el sector energético, para resolver los inconvenientes.
Domingo 2 Dic 2012
El senador Alfredo Martínez se mostró preocupado por “la aguda crisis energética” en que se encuentra el país, y la necesidad de crear una Agencia Federal de Hidrocarburos y cambiar las políticas hasta el momento adoptadas por el Gobierno Nacional.
“Desde el año pasado comenzamos a tomar conocimiento del gran potencial que dispone nuestro país en materia de petróleo y gas natural no convencional. Estas noticias se han ido afirmando con el transcurso del tiempo, generando razonables expectativas respecto de las posibilidades de volver a recuperar el autoabastecimiento perdido, como consecuencia de la desacertada conducción en materia energética de los últimos años. En el discurso de apertura de la sesión legislativa de este año, la presidenta transparentó lo que veníamos denunciando desde el Congreso de la Nación, y en particular desde la Unión Cívica Radical, junto a instituciones especializadas del sector energético: la aguda crisis energética producida por la caída vertical de las reservas probadas de gas natural y que la producción de petróleo y gas natural debía ser enfrentada con políticas específicas que permitieran satisfacer una demanda creciente de productos energéticos, considerando el impacto sobre las cuentas nacionales de las inevitables importaciones necesarias para cubrir el abastecimiento interno”, explicó Martínez.
Para el senador de la oposición, el Gobierno Nacional negó en todo momento la real situación energética en que se encuentra el país.
“Numerosos pedidos de informes, respuestas de compromiso en las contadas ocasiones que el jefe de Gabinete de turno rindió cuenta de las acciones en el Congreso: el Gobierno siempre negó ante los legisladores, y ante los medios y la opinión pública, la existencia de dificultades en el sector energético, descalificando a quienes alertaban sobre una situación amenazante, y asegurando que se tomaron todas las previsiones necesarias para asegurar el abastecimiento energético que apuntale el crecimiento de nuestra economía”, remarcó.
“Estas declaraciones públicas nunca se respaldaron en la realidad, bien conocida por los mismos funcionarios, y que motivó que por el Congreso pasara gran cantidad de proyectos, que en algunos casos terminaron en apresuradas leyes de la Nación que no arrojaron resultados concretos, (por ejemplo la ley 26.154 de noviembre de 2006, de incentivos a la exploración y explotación de hidrocarburos), o en otros promovieron la creación de empresas que terminaron siendo agencias comerciales de importación (es el caso de ENARSA, empresa que nunca pudo cubrir la expectativa lanzada por el Gobierno, de recrear una empresa petrolera nacional)”, señaló el senador.

Magnitud 
Para el ex intendente de Río Gallegos, luego de las elecciones del año pasado se corrió “el velo” al Gobierno Nacional de las “desacertadas” políticas nacionales en materia energética.
“Es así que llegamos a diciembre de 2011. Luego de las elecciones se descorre el velo de las desacertadas políticas nacionales en materia energética. Luego del discurso presidencial, donde se reconoce y cuantifica la magnitud de la crisis, sigue un anuncio estruendoso de eliminación de los subsidios a la energía eléctrica y al gas natural, comenzando por los sectores más favorecidos y continuando luego en forma generalizada hasta alcanzar a la mayor parte de la población. Pocos meses después, sólo se eliminaron subsidios parcialmente a algunos sectores y el resto continúa sin cambios”, remarcó el legislador radical a través de un comunicado de prensa. 
En este sentido, continuó con la estatización de la empresa YPF y señaló que “acusada como la culpable del incremento de las importaciones de combustibles que orillaron los 10 mil millones de U$S el año pasado, y del déficit de la balanza comercial energética que ese año fue del orden de los 3.500 millones de U$S, se tomó el control de la empresa con el objetivo de recuperar el autoabastecimiento energético y restablecer el equilibrio de las cuentas públicas, seriamente afectado por desaciertos y negligencias de la conducción política nacional, y por una clara estrategia de la empresa española, reinvirtiendo las utilidades, y más que ello, en sus activos en el exterior. Esta política de la empresa REPSOL fue tolerada por el actual Gobierno e incluso acompañada en muchas ocasiones, pero nunca desconocida”.

Disidencias 
Rescata que la UCR acompañó en general el proyecto, y en particular manifestó sus disidencias. La disidencia a la ley finalmente sancionada, presentada por los senadores radicales, plantea: La necesidad de crear una Agencia Federal de Hidrocarburos; la nacionalización de YPF debía hacerse mediante la compra del 51% de las acciones, sin discriminación y proporcionalmente a la tenencia vigente al momento de estas medidas, el grupo Repsol y el grupo Eskenazi; negociar en un plazo de sesenta días la compra de este paquete accionario, a un precio que debía ser aprobado por el Congreso de la Nación sujeto a la tasación del Tribunal de Tasaciones de la Nación; realizar una auditoría integral e independiente de la empresa; formar una Comisión Investigadora Bicameral que debía establecer las responsabilidades y establecer un cuadro de situación global a fin de proceder a realizar las acciones conducentes a lograr los objetivos de recuperar la producción y los recursos petroleros para nuestro país.
Domingo 2 Dic 2012