Domingo 2 de Diciembre de 2012
6207 lectores en línea
Caleta Olivia
Hermana del asesino de Mirta Rasgido realizó denuncia policial
Domingo 2 Dic 2012
La familia de Héctor Altamirano, el hombre que asesinó a su ex mujer Mirta Rasgido, tuvo un día signado por la protesta de la familia de la víctima.
Sobre todo la hermana del homicida, Haydee Altamirano, fue la que padeció la protesta de familiares y amigas de la chica asesinada.
Ella contó que por la mañana había escuchado el programa de Javier Rivarola, “Vamos que Venimos”, en donde las hermanas de Mirta Rasgido anticipaban que irían a manifestarse en su casa de barrio Miramar, donde convivía con Altamirano, el ex policía que ahora está detenido y a quien se le iniciará un proceso judicial por el femicidio.
La hermana de Altamirano dijo que, para resguardar su integridad física, prefirió ausentarse todo el día de esa vivienda.
Cerca de las 21:30 horas, la llamó telefónicamente un vecino avisándole que la manifestación, una especie de escrache, se estaba efectuando en el frente de esa casa. Luego comentó que le apedrearon la propiedad, rompiéndole dos vidrios de ventanas y que le pegaron carteles, hicieron pintadas sobre la pared y otras faltas más.
Ahora, Haydee manifestó su temor, y realizó la denuncia policial por el escrache y los daños a su vivienda.
Como informó La Opinión Austral en su edición de ayer, la marcha fue en demanda de justicia por el crimen de una mujer en Caleta Olivia. El acusado del hecho está detenido, pero temen que pueda quedar en libertad. 
La madre la víctima pidió “justicia y que él (por el autor del crimen), se pudra en la cárcel y que no salga. Y que no salga mañana o pasado, que no salga nunca” aseveró acongojada, y aseguró que está pasando “momentos muy difíciles, sin mi hija que ya no la tengo” sostuvo Selva, la madre de Mirta Rasgido que fue asesinada el pasado 17 de noviembre en el barrio San Cayetano.
“Qué les digo a mis nietos, todos tenemos un dolor muy grande. Por eso quiero que se haga justicia. Eso es lo que pido, ese hombre no se merece estar libre”, insistió.
Además detalló que con sus nietas “trata de contenerlas, de a poco vamos superando los días. Por ahora busco que un abogado me realice los papeles para que tenga la tenencia. No quiero que vuelvan con él, ni con ninguno de sus familiares” indicó, y manifestó que sus nietas tienen 6 y 3 años de edad.
Con respecto al día en que su hija fue asesinada, relató que “la noche anterior sufrió una crisis de nervios y a la madrugada la llevamos al hospital. Se descompensó mucho, la llevaron sus hermanos y me quedé con sus nenas. Ahí relató que días antes ya la habían amenazado y vivía con mucho miedo. Por eso se descompensaba, por la situación que vivía”.
Domingo 2 Dic 2012