Domingo 2 de Diciembre de 2012
6032 lectores en línea
SIDA: una lucha permanente
Domingo 2 Dic 2012
Ayer se conmemoró el día internacional de la lucha contra el SIDA o VIH, con múltiples actividades y participación, en el caso de Río Gallegos, de una variedad de organizaciones sociales y estatales.
La intención de hacer permanecer visible esta pandemia ha dado sus resultados. En Santa Cruz el número de infectados se ha mantenido proporcionalmente estable y se ha logrado bajar, sensiblemente, en todo el país el número de fallecimientos por la enfermedad.
Despojada un poco más de prejuicios, la detección temprana y la medicación se han vuelto fundamentales. Aunque aún falta camino por recorrer para terminar, definitivamente, con el estigma y la discriminación.
En un artículo difundido por la agencia Télam, el infectólogo argentino Pedro Cahn aseguró que por “primera vez” en la historia del VIH se está ante la posibilidad de controlar la enfermedad, “ya que se comprobó que el tratamiento no sólo es beneficioso para el paciente, sino para la comunidad”, debido a que disminuye drásticamente la transmisión del virus.
Cahn, jefe de Infectología del Hospital Fernández y presidente de la Fundación Huésped, señaló que para que esta meta se cumpla “hay que expandir el testeo y el tratamiento”, aunque advirtió que cumplir con este objetivo “no es algo exclusivo de los médicos ni de la ciencia”.
El temor a ser discriminado es el principal obstáculo a la hora de poder avanzar en el testeo precoz, “si yo sé que si me detectan VIH voy a ser marginado, entonces no voy a querer enterarme y, por tanto, no me voy a realizar el testeo”, dijo Cahn. Y hacia allí están puestos los esfuerzos, precisamente, de las actividades encaradas en Río Gallegos con el tráiler del Ministerio de Salud para realizar los exámenes, con la intención de no restringirlo sólo a este fin de semana, sino hacer esta actividad en forma periódica, llevando el laboratorio móvil a los distintos barrios.
Por otra parte está el tratamiento, tema central de la Conferencia de Sida que se realizó en julio pasado en Washington, cuyo pionero fue el investigador argentino radicado en Canadá, Julio Montaner.
Montaner, quien además fue uno de los creadores del tratamiento con drogas combinadas que permitió que el sida se convirtiera de una enfermedad mortal en una crónica, comenzó a trabajar en la idea de que una persona en adecuado tratamiento no transmitía el virus en 1999.
En 2011, a los datos que venía acumulando el investigador se sumó un estudio “randomizado” realizado en Estados Unidos, que demostró que el tratamiento disminuye la transmisión por arriba del 96 por ciento. “La posibilidad real de terminar la epidemia ya existe, y esto es sin la vacuna y sin la cura”, expresó Julio Montaner durante su paso por Argentina. 
En Argentina, mientras disminuyen los casos en los pequeños, crecen en los mayores de 45 años, que han pasado a representar el 20% del total de las detecciones.
Según Carlos Falistocco, responsable de la Dirección de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual del Ministerio, una causa podría ser que se trata de un estrato de la población que usualmente no forma parte de las campañas publicitarias para divulgar información acerca de la enfermedad.
“Hay que dirigir campañas específicas para este grupo, para que se sienta representado e identificado con la enfermedad, no están en la televisión, no están en las campañas sanitarias, pero sí en la realidad de las estadísticas y eso preocupa”, admitió.
Se estima que entre los infectados prevalece una tasa de desconocimiento de cerca del 40% y el 90% ha sido por contagio vía contacto sexual. De acuerdo al censo del Ministerio, unas 110.000 personas padecen Sida en Argentina, y 1.400 mueren al año a causa de la enfermedad. 
Donde quizás se haya logrado un avance más significativo es en la reducción de las nuevas infecciones por el VIH en niños. En los últimos dos años, la mitad de las reducciones registradas a nivel mundial en los índices de nuevas infecciones por el VIH se han dado en niños. “Cada vez parece más claro que es posible conseguir cero nuevas infecciones en los niños”, afirmaron desde la ONUsida. “Nos complace saber que muchos menos bebés nacen con el VIH. Estamos pasando de la desesperanza a la esperanza”.
En los últimos años el país, al igual que en Santa Cruz, mantuvo estable el número global de nuevos casos que se notifican en forma anual y que alcanzan a unos 5.500.
Domingo 2 Dic 2012