Domingo 2 de Diciembre de 2012
5935 lectores en línea
Segunda Parte
El Crédito Fiscal en el IVA y las condiciones para su cómputo
Domingo 25 Nov 2012
Como hemos explicado en la primera parte de este artículo, el crédito fiscal y sus condiciones se encuentran reguladas, principalmente, en el artículo 12 inciso a) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado N° 23.3491 (T.O. 1997), junto con diversas reglamentaciones. 
Hemos visto dos de sus requisitos, esto es, que sea imputable al período fiscal en que hubiera sido facturado y discriminado, así como también que se encuentre facturado y discriminado en la factura o documento equivalente.
A continuación presentamos el resto de los requisitos:
- Que la documentación respaldatoria se ajuste a las normas vigentes sobre emisión de comprobantes: esto tiene relación directa con lo dispuesto por las Resoluciones Generales N° 100/98, 1415/03 y 1575/03 y sus modificatorias y complementarias;
- Que sea computable hasta el límite que surge de aplicar a la base imponible la alícuota respectiva;
- Que se vincule con operaciones gravadas, cualquiera fuese la etapa de su aplicación: Este requisito importa que deber verificarse una conexión o relación directa entre la compra o importación de bienes, locación o prestación de servicios llevados a cabo por el contribuyente y las operaciones generadoras de débitos fiscales. Esto es lo que la doctrina y jurisprudencia ha denominado “doctrina de la atinencia causal”. 
- Que quien esté en condiciones de efectuar el cómputo sea responsable inscripto frente al IVA; 
- Que las operaciones que originan el crédito hubieran generado para el vendedor, importado, locador o prestador el débito fiscal respectivo: De acuerdo a lo dispuesto por el último párrafo del artículo 12 de la Ley del IVA el cómputo del crédito fiscal se encuentra supeditado a la generación del débito fiscal para el vendedor, importador, locador o prestador de servicios. Nos explica MARCHEVSKY que “puede haber generación del débito fiscal para un contribuyente, pero no necesariamente, por esa operación y en ese mismo período, crédito fiscal para un tercero. Pero para que un contribuyente pueda computarse crédito fiscal, necesariamente tiene que haber existido, previa o concomitantemente, la generación del débito fiscal, por esa operación, para un tercero”.
- Que la cancelación de la operación se instrumente a través de determinados medios de pago: este punto hace referencia a lo dispuesto por la Ley Antievasión N° 25.345 que establece que no surtirán efectos entre partes ni frente a terceros, los pagos totales o parciales de sumas de dinero superiores a $1.000 o su equivalente en moneda extranjera, que no sean realizados mediante: 1) depósitos en cuentas de entidades financieras, 2) giros o transferencias bancarias, 3) cheques o cheques cancelatorios, 4) tarjeta de crédito, compra o débito, 5) factura de crédito, y 6) otros procedimientos que expresamente autorice el Poder Ejecutivo Nacional.

-----
Dra. Leticia Simurro
lsimurro@gmail.com
Domingo 25 Nov 2012