Domingo 2 de Diciembre de 2012
1971 lectores en línea
www.farmaciaslafranco.com.ar
La estatal Fomicruz mantiene su presencia en la provincia
24 años de minerIa de bandera
A 24 años de su creación, Fomicruz sigue invirtiendo en diversas áreas productivas, en forma directa o a través de sus socios privados, para ampliar sus reservas, y al mismo tiempo interviene en la actividad para afianzar la presencia de trabajadores y proveedores de origen local en la industria.
Domingo 25 Nov 2012

  1 de 4   Anterior Siguiente
Fomento Minero de Santa Cruz Sociedad del Estado (Fomicruz) es una empresa pública cuyo único accionista es el Estado provincial. Fue creada por ley de la Legislatura santacruceña el 25 de noviembre de 1988, hace 24 años, a partir de un proyecto de autoría de los por entonces diputados Carlos Alberto Mauri (UCR) y Miguel Angel Ferro (MID), actual presidente de su directorio.
Aunque se presente como una empresa estatal, su estructura gerencial, operativa y de desarrollo responde a las mismas características que las de cualquier empresa privada dedicada a actividades similares. 
Fomicruz desarrolla su quehacer en el ámbito de la minería, petróleo y gas, tanto en prospección como en exploración, explotación e industrialización. Su dilatada trayectoria y el conocimiento del territorio en el que se desenvuelve, le posibilitan encarar con notable éxito proyectos de la más variada gama.
El desarrollo de esos proyectos se realiza mediante la asociación con otras empresas nacionales e internacionales, tanto privadas como públicas, o en forma directa, aplicando sus propios recursos materiales y profesionales.
La empresa fue creada con el objetivo inicial de que se pudiera transferir a una estructura provincial el bloque de propiedades mineras que, con el tiempo, conformarían el proyecto Cerro Vanguardia, y que estaban a punto de pasar a libre disponibilidad, ya que el Estado no podía seguir reservándolo sin realizar trabajos o inversiones.
Pero a poco de comenzar a funcionar, se decidió avanzar en la construcción de una verdadera empresa, que a partir de esas propiedades, pudiera multiplicar la presencia estatal en una industria aún inexistente, en pie de igualdad con otras empresas del sector privado que, se suponía, empezarían a desembarcar en el territorio santacruceño.
Luego de llevar adelante programas exploratorios en la zona de Cerro Vanguardia y adyacencias, a mediados de la década de 1990 se abrió la licitación internacional que permitió la conformación de Cerro Vanguardia S.A., que se conformó entre Fomicruz y Mincorp, integrada a su vez por Anglo American Corporation (hoy AngloGold Ashanti) y Pérez Companc (que en 2001 se retiró de la sociedad). El acuerdo estableció que Fomicruz integraría la sociedad con el 7,5 % de las acciones y Mincorp con el 92,5 % restante. A su vez, la empresa estatal recibiría un 6,6 % del mineral ya refinado y libre de costos, por ser propietaria del yacimiento.
La planta de Cerro Vanguardia comenzó a operar en 1998, lleva invertidos más de 400 millones de dólares y produce anualmente 200 mil onzas de oro y 1,2 millones de onzas de plata. Ocupa un promedio de 900 trabajadores directos y unos 350 indirectos y, por aplicación de un programa de fomento del empleo local diseñado por Fomicruz, los niveles de ocupación local están por encima del 90%.

Reinversión y desarrollo
Con los ingresos provenientes de Cerro Vanguardia, la minera estatal trazó un plan de desarrollo de programas de exploración en varias áreas del Macizo del Deseado, logrando la titularidad de yacimientos con prospectos interesantes, no solamente de oro y plata, sino también de pórfidos, perlita, uranio y calcáreos.
Al mismo tiempo, gestionó y obtuvo la titularidad de áreas petroleras y gasíferas secundarias, suscribiendo convenios de exploración y explotación con empresas de primer nivel internacional, varias de los cuales florecieron en la conformación de uniones transitorias de empresas que aportan más ingresos.

Nuevos proyectos
En los últimos años, Fomicruz ha logrado importantes acuerdos con diversas mineras que operan en la Provincia, logrando asociaciones que le permitirán participar con porcentajes de entre el 5 y el 15 % en las ganancias que se obtengan de los mismos. La mecánica de los acuerdos ha sido la de asociarse a proyectos privados, aportando áreas adyacentes a prospectos en desarrollo, para implementar procesos de exploración avanzados e integrarlos a las futuras explotaciones.
Entre los más importantes, se destacan los acuerdos suscriptos con la argentina Patagonia Gold (varios bloques, dos de ellos próximos a iniciar la producción), la canadiense Yamana Gold (Cerro Moro - Bahía Laura) y Cerro Cazador S.A. (en el bloque de propiedades La Josefina y La Valenciana).
En el sector petrolero, ha suscripto nuevos contratos de exploración que le permitirán aumentar sus reservas y posicionarse mejor en el mercado de los hidrocarburos.

Las reglas del juego
La presencia de una empresa estatal en el mercado minero y petrolero local, no sólo posibilita aumentar los ingresos provinciales por encima de las regalías. El principal aporte es el de poder definir políticas públicas acerca de cómo se pretende que se desarrolle la industria como un actor activo de la misma, y no como un observador externo o un regulador estatal.
Las políticas trazadas por Fomicruz en materia de ocupación de mano de obra local y de prestadores santacruceños de bienes y servicios, hoy son un estándar en la industria.
A su vez, la elevación de los ingresos públicos que significa asociarse en la producción a las empresas privadas, es un sistema que desde hace años viene siendo observado con gran interés por gobiernos provinciales que buscan aumentar el impacto económico de la actividad minera en las arcas provinciales.
Muchas de las pymes locales que intervienen en la industria minera en la actualidad, crecieron y se desarrollaron al amparo de Cerro Vanguardia, por el apoyo que se les dio en los complicados inicios, cuando desde el mismo contrato social, Fomicruz definió la contratación local como una prioridad del proyecto.
Al mismo tiempo, Fomicruz interviene muchas veces como mediador en la resolución de conflictos y para volcar su experiencia en el aprovechamiento de decisiones nacionales, como en el caso de los seguros ambientales o en la estructuración de la Mesa de Homologación Minera, que busca acuerdos para reemplazar las importaciones de bienes que hace la industria, por producción nacional.

-----
AIMSA - Por Roberto Mendoza
Especial para La Opinión Austral
Domingo 25 Nov 2012