Viernes 2 de Noviembre de 2012
1228 lectores en línea
Tenía dos órdenes de detención pendientes
Prófugo chileno quedó detenido en su país
El personal de la Seccional Primera de nuestra ciudad logró detener a uno de los 6 prófugos más buscados en Punta Arenas. Sobre él pesan dos causas, violación a una niña e intento de homicidio. La Justicia chilena le dictó la prisión preventiva.
Viernes 2 Nov 2012
Momento del traslado de Barría, ya en su país.  (Foto gentileza El Pingüino)

Momento del traslado de Barría, ya en su país. (Foto gentileza El Pingüino)

Intento de homicidio y violación a una menor de edad son las causas por las cuales la Justicia chilena emitió tiempo atrás una orden de detención en contra de Michael Amado Barría Sánchez, para que compareciera ante el Tribunal. Esto nunca sucedió porque el sujeto viajó a Río Gallegos, donde residía. 
Tal como lo informara La Opinión Austral en su edición de ayer, el sujeto fue capturado por efectivos de la Seccional Primera. La detención se produjo en el marco de un control preventivo y actitud sospechosa de Barría. Primero hizo entrega de una cédula de identificación con un nombre falso, pero luego de una revisión le encontraron otra cédula con su nombre verdadero. Los efectivos se comunicaron con el cónsul de Chile, quien averiguó con la Policía de Investigaciones de Chile que el detenido tenía una orden de captura en ese país. En cosa de horas el detenido estaba en el paso fronterizo Monte Aymond, donde los detectives de la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI (Policía de Investigaciones) lo tomaron detenido y lo llevaron a Punta Arenas. Cerca de las 01:30 horas de ayer el prófugo fue llevado al Hospital Clínico de Magallanes para la constatación de lesiones y a las 14:00 horas fue puesto a disposición del juez de turno, Juan Olivares. Peluquero estilista y “stripper” fueron los oficios que el imputado declaró en audiencia, donde la fiscal Wendoline Acuña lo formalizó por los delitos porque era buscado: homicidio frustrado y violación.
El 9 de octubre de 2010 Eric Santana Cárdenas, de 19 años, fue acuchillado por Michael Barría a la salida de su casa, en calle Manuel Aguilar, entre Sargento Aldea y Luis Uribe. La víctima ubicaba a su agresor, con quien en la madrugada habría sostenido un altercado. En la mañana le fueron a tirar piedras a la casa y por la tarde, a las 17 horas, lo encontraron en las inmediaciones del domicilio, donde le propinaron un corte profundo en un brazo. En su momento, la madre, Elicia Cárdenas, lamentó lo sucedido y agradeció la exitosa operación. Carabineros estuvo en busca del agresor, pero este nunca fue detenido. Con los antecedentes expuestos en la audiencia, la fiscal confirmó que ese día Santana Cárdenas caminaba en dirección a la casa de un familiar por calle Manuel Aguilar, cuando a la altura del 0335 se acercó un vehículo conducido por Michael Barría, apodado ‘El Ardilla’, “quien se baja con un cuchillo para apuñarlo en el cuerpo, tras lo cual huyó. La víctima resultó con lesiones graves, como una herida cortopunzante en el brazo derecho, potencialmente mortales de no mediar tratamiento médico oportuno”, indicó la fiscal, para quien estos hechos constituyen un homicidio simple en grado de frustrado.
El segundo delito formalizado es la supuesta violación de una menor de edad, ocurrida en abril de 2010. En esa fecha habría llevado a una niña a una multicancha, manteniendo relaciones sexuales. Sin embargo, el detenido tiene otra versión de los hechos y, a través de su abogado Ramón Bórquez, se defendió señalando que la joven le confesó tener 18 años. O sea que, legalmente, era mayor de edad.
Finalmente el juez acogió la solicitud de la fiscalía y envió al detenido a cumplir prisión preventiva, al menos por los dos meses de plazo que se fijaron para el cierre de la investigación. (Fuentes propias y diario El Pingüino)
Viernes 2 Nov 2012