Lunes 15 de Octubre de 2012
79 lectores en línea
Títulos ejecutivos
Domingo 14 Oct 2012
Numerosas son las actividades y las intervenciones que de las relaciones interpersonales, sean estas personas físicas o jurídicas, se desprenden de la vida diaria de una empresa. 
Dentro de esas relaciones comerciales, de la que indefectiblemente una persona –repito física o jurídica – forma parte, intervienen lo que en principio denominaremos papeles de comercio, para luego hacer directa referencia al tema que tocaremos que es el de los títulos ejecutivos. 
Para comenzar desde la macro del tema, diremos que, “Es papel o efecto de comercio todo título, es decir, todo documento escrito recibido corrientemente en pago en las condiciones establecidas comercialmente, en el lugar y en reemplazo de la moneda, pero sin los atributos de ésta”
Dentro de estos papeles de comercio se encuentran nuestros títulos ejecutivos. Si bien los autores han sido muy cautelosos en esgrimir una definición de “título ejecutivo”, podemos ensayar una correcta conceptualización a partir de los elementos de juicio necesarios para resolver en cada caso la procedencia de una ejecución.
El jurisconsulto Dr. Binder ha definido el título ejecutivo como “un documento de legitimación formal”; El Dr. Podetti ha dicho que “es la constatación fehaciente de una obligación exigible”
Por nuestra parte, humildemente creemos que un título ejecutivo “es una obligación exigible por su propia existencia a entregar una suma de dinero debida, por un crédito determinado o determinable”
Es preciso señalar que para poder ser cobrado, y así ser satisfecho el crédito que ese título ejecutivo creo, éste debe reunir ciertos requisitos; en primer lugar ser cierto, la certeza quiere decir que el juez a primera vista, con sólo leer el título ejecutivo debe quedar informado de quien es el acreedor y de quien el es deudor. La sola lectura del título ejecutivo debe suministrar los datos suficientes y bastantes. Si los datos que se necesitan para liquidar la deuda no aparecen en el título ejecutivo, entonces carece de este segundo requisito de fondo para ser considerado como título ejecutivo.
En segundo debe, la obligación, tener liquidez, pero por medio de datos que ofrezca el mismo título ejecutivo, es decir; en eso consiste la liquidez, ha de ser líquida la obligación para poder exigirse en la vía ejecutiva.
Y por sobre todo presentar “La exigibilidad”: Debe ser claro que la deuda es exigible ejecutivamente desde que ha vencido el plazo, desde que ha sucedido la condición a la cual estaba subordinada la exigencia.
Los título ejecutivos por su solo carácter que mas asiduamente se manejan en la cotidianeidad comercial son “el cheque”, “la factura de crédito”, “el Pagare”, “Certificados de cuenta corriente”. 
La falta de cumplimiento a las obligaciones que crea un título ejecutivo, da sin más y ante el incumplimiento, la posibilidad de reclamar el mismo mediante el procedimiento de Juicio de cobro ejecutivo, es claro un procedimiento judicial al que deben someterse tanto el que quiera reclamar el cumplimiento del crédito, como aquel que debe la obligación asumida por el libramiento del mismo.

-----
Dr. Martín S. Pianciola
martinpianciola@gmail.com
Domingo 14 Oct 2012