Miercoles 18 de Abril de 2012
2270 lectores en línea
Anteúltima sesión
Diputados derogó expropiación de la pesquera Vieira
De esta manera se aceptó el acuerdo firmado entre Provincia y Vieira. La aprobación se realizó ante una veintena de trabajadores de la pesquera, cuya situación “siempre se buscó privilegiar”. Diputados pidieron las renuncias de Gilmartin y Marzioni.
Viernes 28 Nov 2014
En lo que fue la anteúltima sesión ordinaria, el parlamento provincial sancionó ayer la ley que deroga la declaración de utilidad pública y sujeta a expropiación de la empresa pesquera Vieira en Puerto Deseado. En el recinto se encontraba una veintena de trabajadores de la empresa pesquera deseadense.
Durante la defensa del proyecto de ley, el presidente de la bancada mayoritaria Leonardo Alvarez, detalló que todas las partes fueron escuchadas, “fundamentalmente los trabajadores” y recordó que “supeditamos la derogación de la declaratoria de utilidad pública de la empresa a un acuerdo marco de partes que diera la absoluta seguridad a los trabajadores, para que se respetara el derecho de reincorporarse a su trabajo o de retirarse con la indemnización que les correspondiera por derecho, así como también indemnidad a la Provincia respecto de futuros reclamos por lucro cesante por parte del empresario expropiado”, explicó Alvarez.
En ese marco, destacó que “siempre tuvimos en cuenta y privilegiamos la situación de los trabajadores, tanto al momento de sancionar la expropiación, medida que permitió sacarlos de la ruta asegurando sus salarios, como ahora, ya que sabemos que ellos esperan poder llevar tranquilidad a sus familias, luego de dos años de incertidumbre y ante una situación laboral totalmente precarizada, con un proceso expropiatorio aún en suspenso y donde el Ejecutivo provincial nunca pudo poner en marcha la empresa, nombrando un interventor que incumplió todos los procedimientos administrativos posibles, pagando los subsidios en dinero efectivo, alquilando bienes sobre los que no tenía derechos -como los buques Miriam y Tabeirón- aún a sabiendas de que no podía perfeccionar los contratos y por lo cual hoy nuestra provincia afronta reclamos judiciales millonarios, lo que permitió que se pudriera producto en sus cámaras refrigeradas, ocasionando daños ambientales y perjuicio económico”, indicó.
Alvarez sostuvo que “en lo único que podemos coincidir hoy con el bloque radical es que tanto Gilmartin como Marzioni deben ser removidos inmediatamente de sus cargos, el primero como representante de Negocios del Poder Ejecutivo en Buenos Aires y el segundo aún siendo parte de la toma de decisiones de las políticas pesqueras como representante de Santa Cruz ante el Consejo Federal Pesquero, y además investigados de oficio por la Justicia a partir de las resoluciones del Tribunal de Cuentas de la Provincia hasta que se aclare si son culpables de mal desempeño de funcionario público, o inclusive de malversación de fondos”.
Finalmente hizo “un llamado a la reconciliación entre los trabajadores de Puerto Deseado”, manifestando que “no deben hacerse eco de las declaraciones agresivas de algún dirigente local, que sólo sabe sembrar en el odio y la desconfianza. Hoy los trabajadores de la empresa deben buscar rápidamente recomponer su situación y colaborar con la paz social en la localidad”, concluyó.

La postura de Paiva
El diputado Martín Paiva recordó que hace dos años atrás, cuando acompañó la expropiación, lo hizo comprendiendo “la incertidumbre y angustia que vivían en ese momento los trabajadores”, pero dijo que “advertimos que la situación que vivimos hoy podía ocurrir”. Por lo cual sostuvo “como en otros temas, aquí también el tiempo nos está dando la razón, pero cuesta creer que de todos los pícaros, los más beneficiados sean aquellos que generaron un serio conflicto social, abandonando en 2012 la empresa y a sus trabajadores”, señaló, en clara referencia a la pesquera española.
Recordó también su intento de que se avanzara en la constitución de un fideicomiso de administración con una sociedad mixta del Estado y un inversor, lo cual no tuvo eco, y enfatizó que “si a esta altura de los acontecimientos volvemos atrás, derogando la expropiación, ley sancionada por este Poder Legislativo, estamos asumiendo la incapacidad del Estado para intervenir en estos temas y, al mismo tiempo, enviamos un pésimo mensaje a nuestra sociedad”, agregando que “así sólo se estaría contribuyendo a alentar la idea de que determinados asuntos siempre terminan en oscuros arreglos a espaldas de la gente, algo que le hace muy mal a la política”.
Viernes 28 Nov 2014