Miercoles 25 de Julio de 2012
2269 lectores en línea
Puerto Deseado
El tema pesquero sigue siendo una preocupación
Durante la semana el intendente de esa localidad, junto al diputado por Pueblo y el ministro de la Producción avanzaron en distintas reuniones buscando alternativas que permitan afrontar la crisis del sector. También en la reunión con el ministro De Vido el tema estuvo presente, y se comprometió a formar una “mesa de pesca” de manera urgente. Los rindes han sido buenos, pero los costos siguen siendo altos y complican.
Domingo 22 Jul 2012
Entre los protagonistas del encuentro con el ministro de Planificación Federal, Julio Miguel De Vido, estuvieron el intendente de Puerto Deseado Luis Ampuero y el diputado del pueblo, Roberto Fernández. Ambos, a la hora de hacer un análisis de la realidad de su localidad, enfatizaron en la gran preocupación que existe en torno a la situación de la pesca.
“En mi caso yo quería hablar del tema pesquero, que es un tema que para nosotros es muy importante” dijo el diputado Fernández al programa Para Tener en Cuenta, por LU 12 Radio Río Gallegos, y destacó que “el ministro tuvo una respuesta muy rápida, que fue armar una mesa de pesca”.
Esa mesa les permitiría a “los intendentes de las localidades pesqueras y a los que estamos preocupados por el sector juntarnos con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca” dijo Fernández, y aclaró que en su caso, junto con el intendente Ampuero “anteayer tuvimos la posibilidad de estar con el subsecretario de Pesca de la Nación, pero creo que el tema pesquero va a requerir más de una mesa de negociación porque está muy, pero muy complicado” señaló.
Ante ello fue que “ayer tuve la oportunidad de hablarlo, también el intendente y el ministro con una rapidez como la que lo caracteriza, nos dijo que sabía del tema y que armaría una mesa de pesca con los intendentes para hablar de este tema y ver si encontramos alguna solución, más allá de que en nuestro caso, junto al ministro Rafael Gilmartin ya estamos buscando alternativas para encontrar algunas soluciones”.
Sobre la propuesta de este plan de obras a dos años que quedó plasmada en el encuentro con el ministro De Vido, Fernández enfatizó: “la verdad es que el día del pueblo se anunciaron más de seis obras, por lo que estamos bien, pero si pueden venir más, mejor aún, pero hoy lo nuestro, en realidad, pasa más por encontrar un esquema de solución a la pesca, que la obra pública en sí”.

Esquema quebrado
Fernández reseñó que “el esquema de empresarios españoles está totalmente quebrado”, ante lo que el reclamo fundamental de las autoridades comunales a las empresas en esa condición es que “avise con tiempo si va a quedar gente en la calle, porque eso nos da la posibilidad de anticiparnos al problema y trabajar sobre ello, pero si el empresario dice un día que no puede pagar y al otro día te dice que mañana y al otro día te dice que la semana que viene, y al quinto día te dice, vendimos en Asia una parte y la tenemos que cobrar, no se puede hacer nada, y es lo que nos va a pasar con varias de estas empresas” sostuvo.
También resaltó que “muchas de ellas (las empresas) lo han hecho a propósito para dilatar el tema, o porque venden los barcos y esos barcos se van de Puerto Deseado a otros destinos y ahí se nos complica más todavía”.
Sobre la posibilidad de que empresarios locales, o juntos, trabajen sobre el tema pesquero también, “en eso estamos, esa es la idea, vamos a ver cómo se desarrolla, porque por ahí nos pasa que creemos que tenemos la solución y después fracasan”, sostuvo el diputado de Puerto Deseado. Insistió “estamos trabajando, anteayer tuvimos reuniones y ayer también con empresarios pesqueros, trabajando en este esquema acompañados por el ministro de la Producción”.
Se mostró optimista en cuanto a poder llegar a tener una solución, “no sé si tan pronto como nosotros querríamos, pero la idea es, al menos, armar las plantas, que es el mayor dolor de cabeza que nos traen las empresas, para garantizar pescado para que la gente tenga materia prima para procesar, y eso significa plata en el bolsillo”.

Buenos rindes, altos costos
La zafra del langostino, considerado por años como el “oro rojo”, tuvo este año un excelente rinde, tanto en aguas provinciales como en aguas nacionales, donde los últimos números del INIDEP de hace diez días, indicaban que desde que se habilitó la pesca en las aguas bajo la jurisdicción nacional se obtuvieron buenos rendimientos. 
Asimismo, explicaron que los días en que los rendimientos decayeron se correspondieron con las condiciones climáticas adversas para la operatoria pesquera. 
Añadieron que las capturas revelan una escasa cantidad de merluza común. En cuanto al langostino, predominaron las tallas L2 y L3, y se obtuvieron también algunas capturas de L1 y L4.
Pero esa buena zafra choca con la realidad económica que vive el sector. En los primeros cinco meses de 2012 la comercialización al exterior de productos pesqueros, según cifras oficiales del SENASA, registró una caída del 14%, respecto de igual período del año inmediato anterior, medido en términos de volumen, y de casi un 10% menos respecto de divisas liquidadas.
En Santa Cruz se cerraron empresas pesqueras y otras están en venta sin que aparezcan interesados en su compra. Inclusive Conarpesa –a la que algunas fuentes le atribuyen parte de la financiación de la campaña presidencial de Néstor Kirchner- ha suspendido las tareas y el personal en la planta de Caleta Olivia, y Puerto San Julián está desocupado y a la espera de una solución oficial.
En la provincia de Chubut la industria pesquera está sufriendo un cimbronazo por la falta de rentabilidad y pende sobre los empresarios de esa provincia patagónica la espada de Damocles del acuerdo con el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA).

Primer semestre
Hubo menos desembarques en el primer semestre de 2012. La evolución de la actividad pesquera en materia de capturas se dimensiona con los registros de las descargas de las diferentes flotas en cada uno de los puertos del país y, transcurrido el primer semestre del año, se conocieron los datos oficiales aportados por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el cual revela que desde el 1 de enero al 13 de julio del corriente año las descargas marítimas totales contabilizan 251.740 toneladas.
Según cifras oficiales del SENASA y del MAGyP, se comprueba una caída del casi 14 por ciento respecto de igual período del año inmediato anterior, medido en términos de volumen, y casi un 10 por ciento menos respecto de divisas liquidadas. Los especialistas leen aquí una caída en la producción industrial de la pesca, que lamentablemente está en sintonía con la desaceleración industrial, el retraso cambiario y la falta de mercados.
En este esquema, el puerto bonaerense de Mar del Plata se mantiene incólume en el liderazgo de descargas pesqueras con 115.988 toneladas en la primera mitad del año, atrás se ubica el puerto de Ushuaia con 40.709 toneladas, y tercero aparece Puerto Madryn con 32.946 toneladas; aunque debe precisarse en este punto que los desembarques de calamar serán computados en la estadística oficial recién al finalizar la temporada, por lo tanto, es de esperar que el puerto chubutense mantenga su segundo puesto en el ranking de desembarques pesqueros de la Argentina.
Más atrás aparecen los puertos santacruceños de Caleta Olivia con 14.542 toneladas; Puerto Deseado con 13.276 toneladas. Mientras que en la estación marítima de Comodoro Rivadavia se computaron descargas de pescados y mariscos por 10.993 toneladas, y 8.511 en Rawson, entre otros.
En el caso particular de Puerto Madryn, de esas 32.946 toneladas descargadas hasta el viernes 13 de julio, 17.778 corresponden a la especie merluza hubbsi; 4.905 de merluza de cola, y 4.851 toneladas de pleoticus muelleri, entre otros recursos. (Fuentes: Secretaría de Pesca, Nuestro Mar, Revista Puerto)

-----
Irene Stur
irenestur@hotmail.com
Domingo 22 Jul 2012