Miercoles 3 de Enero de 2018
1653 lectores en línea
Derecho a réplica
Romina Mercado: “No cobré ningún adelanto”
En diálogo exclusivo con La Opinión Austral, la hija de la gobernadora Alicia Kirchner rechazó las reiteradas versiones periodísticas que la señalan como “apoderada de Fainser, quien cobró millonarios adelantos”. “Lo único que hice fue iniciar acciones legales por facturas adeudadas por trabajos realizados” contra la empresa Isolux Corsan, la empresa a cargo de la construcción de la usina de Río Turbio.
Miercoles 3 Ene 2018
El Expediente Nº 4.595/2016 -de consulta pública en la página del Poder Judicial de la Nación- detalla la causa denominada “Fainser Sociedad Anónima c/Grupo Isolux Corsan S.A. – Isolux Ingenieria S.A. – Ghesa Ingeniería y Tecnología S.A. – Tecna Estudios y Proyectos de Ingenieria S.A.y Otros s/Cobro de pesos / Suma de dinero”, que refiere al juicio ordinario iniciado por la abogada Romina Mercado luego de que, en febrero de 2016, la empresa Fainser facultara a ella y a otro letrado para iniciar acciones legales en contra de la constructora Isolux Corsan por una acaudalada deuda de 179 millones de pesos a esa subcontratista. 
“Nunca hablé con la prensa, pero ya van varias veces que la prensa local habla de mi trabajo”, dice la hija de la gobernadora Alicia Kirchner en reclamo por las publicaciones que no sólo la apuntan como “apoderada de la firma Fainser”, sino que también la sindican como quien hubiera “cobrado adelantos” para esa empresa. “No cobré ningún adelanto”, insistió en conversación con este medio y lanzó “hay real malicia en esas publicaciones”. 
Según detalló, en enero de 2016 Isolux Corsan sembró deudas millonarias con las subcontratistas Fainser SA - Termipol - Sarandí SRL - Utert - Bluetech - Stark - HR Servicios - Enropal - Genilec - Inducom - KRK - Rafa SA, por citar algunas. Al mes siguiente, Fainser le otorgó a Mercado (y a otro abogado) un poder para iniciar un juicio ordinario de cobro de pesos a la empresa española encargada de construir la usina termoeléctrica de Río Turbio. “Lo único que hice fue ser abogada”, aseguró y explicó que cualquier inicio de juicio de ese tipo “debe ir acompañado de prueba documental”, por eso en el expediente indicado anteriormente “figuran las cartas documento enviadas a Isolux y a YCRT, así como las facturas emitidas por Fainser, certificación contable de las mismas y toda la documental para iniciar el cobro de dichas facturas”. 

Qué pasó con Isolux
La empresa española había sido adjudicada para llevar adelante la obra de la usina termoeléctrica. Con el cambio de gobierno, las investigaciones por irregularidades se acrecentaron y a comienzos de 2016 los problemas se trasladaron a los trabajadores, a los que les adeudaban aguinaldos y sueldos. Allí, entonces, iniciaron los juicios de las subcontratistas. 
Además, en julio de de este año, la administración de Mauricio Macri decidió sacar a la constructora del Registro Nacional de Constructores de Obras Públicas por un contrato que la misma Isolux decidió rescindir en Mendoza. 
Algunos días más tarde, el grupo español de construcción e ingeniería (con una deuda de 1.270 millones de euros y con negocios en Argentina, Brasil y México, entre otros lugares) anunció su quiebra. A través de un comunicado, la empresa indicó que “la decisión de acogerse al concurso de acreedores concierne la casa matriz del grupo y seis filiales, y fue tomada por el consejo de administración”. El pasado año la pérdida de Isolux fue de 1.360 millones de euros y al cierre de abril la deuda financiera total del grupo, incluyendo las filiales que no se acogieron al concurso de acreedores, era de 1.270 millones de euros.
Miercoles 3 Ene 2018